¿Por qué las cooperativas de ahorro y crédito no deben pagar renta?
856
post-template-default,single,single-post,postid-856,single-format-standard,edgt-core-1.0,stockholm-core-1.1,select-theme-ver-5.1.8,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_uncovered,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

¿Por qué las cooperativas de ahorro y crédito no deben pagar renta?

¿Por qué las cooperativas de ahorro y crédito no deben pagar renta?

En un estudio realizado por el Consejo Mundial de Cooperativas de Ahorro y Crédito –Woccu- a 102 movimientos cooperativos en el mundo sobre su estatus fiscal, reportan que en 70 países las cooperativas de ahorro y crédito están exentas del impuesto de renta y solamente 32 países no cuenta con la exención de impuestos. En Norteamérica siendo Estados Unidos, percibido como el país más capitalista del mundo, las cooperativas de ahorro y crédito están exentas del pago de renta y en Latinoamérica doce países están exentos del impuesto y solamente tres no están exentas.

En Costa Rica existen 58 cooperativas de ahorro y crédito, en los últimos años los alcances de la labor de Ahorro y Crédito han sido planificados y constantes, los procesos de inclusión no han sido de forma exclusiva en el ámbito financiero y social, sino también en otros aspectos de cobertura geográfica, laboral y familiar en el que el simple hecho de la operación del Sector, como empresa en marcha, genera capacidades propias de desarrollo y servicio al que otros participantes del sector financiero no apuestan.

Gravar con renta a las cooperativas en esencia lo que sustenta es la desigualdad, las cooperativas son una asociación voluntaria de personas, sin fines de lucro, que persiguen la obtención de bienes y servicios en las condiciones más favorables para el progreso económico y social de sus miembros, con una razón de ser radicalmente diferente de la que tienen otras empresa, distinto es el caso de las empresas de capital, que generan utilidades, y que, por motivos de interés público, pueden ser exoneradas de pagar renta, como es el caso de las empresas en zona franca.

No es que estamos exonerados de impuestos, es que NO SOMOS SUJETOS DE IMPUESTO DE RENTA. No somos grandes, somos la suma de muchos pequeños, la fuerza de la cooperación, de la solidaridad, la que el país, por encima de todas las cosas, siempre debe fortalecer y nunca debilitar. Los dueños de las cooperativas de ahorro y crédito son personas trabajadoras asalariadas, pensionados e independientes de clase media-baja y en conjunto suman alrededor de 733.000 costarricense por lo que el cooperativismo es la máxima expresión de la Economía Social.

La “cooperativización” de las personas responde a las bondades, ventajas y beneficios que éstas perciben en las cooperativas, desde el punto de vista financiero y principalmente desde el punto de vista humanizado y a pesar de que jugamos en una cancha adversamente desnivelada, el resultado de la cooperación, de una gestión eficiente y competitiva en respuesta a la unión de cientos de miles pequeños ahorrantes, consideramos que no se nos puede castigar con impuestos por hacer bien la tarea debilitando a las Cooperativas.