El ahorro, la inversión y el crédito
1261
post-template-default,single,single-post,postid-1261,single-format-standard,edgt-core-1.0,stockholm-core-1.1,select-theme-ver-5.1.8,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_uncovered,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

El ahorro, la inversión y el crédito

Dr. Ronny González, Ph.D.

Noviembre 25, 2019

Ahorro e Inversión

El ahorrar ayuda a proteger el nivel de vida de las personas ante situaciones de pérdida de ingresos o posibles reducciones en el ingreso futuro, como la falta de trabajo o ante el aumento imprevisto de los gastos debido, por ejemplo, a una enfermedad. Además, el ahorro permite acceder a bienes que tienen un costo importante en relación con el ingreso personal o familiar sin recurrir al endeudamiento.

Antes de invertir, es importante tener claro cuáles es el objetivo, qué es lo que se quiere obtener ahorrando. Por ejemplo, costear las próximas vacaciones, arreglar tu habitación o cambiar tu bicicleta.

Las metas que consiguen con un ahorro constante de sólo algunos meses, se conocen como objetivos de corto plazo. En cambio, si las metas financieras tienen que ver con reunir la prima para comprar una casa, el financiamiento de la educación futura de los hijos o ahorrar para mejorar las condiciones de jubilación, se trata de objetivos de mediano o largo plazo.

La obtención de cierta ganancia, también llamada retorno o rentabilidad, debería permitir al menos que el dinero ahorrado no se devalúe en relación a la inflación (alza del costo del dinero).

Es importante tener en cuenta que una inversión sólo es exitosa cuando se logra concretar el plan inicial, por lo cual al momento de elegir dónde invertir, es necesario considerar cuál es el riesgo que se está dispuesto a asumir y la rentabilidad que se espera obtener. También es importante tener en cuenta que habrá períodos en que se pueden aprovechar buenas oportunidades de inversión y otros en que el mercado no será especialmente atractivo para las inversiones, lo que a la larga permite compensar las fluctuaciones y obtener retornos más estables.

Por esta razón, si se tiene un horizonte de ahorro de largo plazo y no se desea correr riesgos, es recomendable el ahorro periódico y su inversión constante.

Para efectuar una buena inversión es necesario informarse acerca de las alternativas posibles, para poder comparar:

  1. la rentabilidad que ofrecen,
  2. el riesgo,
  3. las facilidades para rescatar su ahorro,
  4. los costos de administración que cobran,
  5. otras consideraciones de interés.

Crédito

Tener la capacidad de pedir dinero prestado cuando lo necesita, le da a usted flexibilidad financiera. Pero pedir demasiado dinero prestado y no poder pagarlo es un problema grave en nuestro país. Es importante usar el crédito con responsabilidad y evitar tener demasiadas deudas. Si usted entiende cómo funciona el crédito y lo usa con inteligencia, puede ayudarle a alcanzar sus metas.

Los beneficios de tener crédito son:

  1. La opción de comprar algo hoy y de pagar el dinero más tarde, en lugar de tener que esperar para comprarlo.
  2. La flexibilidad de realizar compras importantes y de aprovechar oportunidades que pueden requerir más dinero del que tiene disponible ahora mismo, como comprar una computadora o pedir dinero prestado para los estudios universitarios.
  3. Más fácil alquilar un apartamento y obtener servicio de las compañías locales de servicios públicos.
  4. Más fácil comprar lo que desea, en el momento en que lo desea.

Los riesgos de tener crédito son:

  1. Excederse; pedir prestado más de lo que puede pagar.
  2. Si no hace sus pagos con puntualidad, perjudicará sus antecedentes de crédito.
  3. Perder dinero en cargos por pago atrasado.
  4. Tener que pagar intereses adicionales.
  5. Dificultad de obtener préstamos o crédito en el futuro.

Las reglas generales para el manejo eficiente de un crédito son las siguientes:

Regla general número 1:

  • Nunca pida prestado más del 20% de sus ingresos anuales netos.

Regla general número 2:

  • Mantenga su deuda de tarjeta de crédito lo suficientemente baja para que sus pagos requeridos no pasen del 10% de sus ingresos mensuales netos.