Cooperativismo
1192
page-template-default,page,page-id-1192,edgt-core-1.0,stockholm-core-1.1,select-theme-ver-5.1.8,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_uncovered,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Historia Ahorro y Crédito

Fundador

Cooperativas de Ahorro y Crédito.

 

FRIEDRICH WILHELM RAIFFEISEN

ALEMANIA (1818-1888)

 

Las cooperativas alemanas tienen su origen en la iniciativa de dos personalidades del siglo pasado: el alcalde Friedrich Wilhelm Raiffeisen, de Delitzsch. Su obra debe ser entendida en el contexto de la “Revolución Industrial”, las repercusiones negativas de la liberación de los campesinos y la introducción de la libertad industrial. Gracias a la reforma de Stein- Hardenberg, los campesinos llegaron a ser los propietarios de las tierras que hasta ese entonces sólo habían trabajado. Sin embargo, tuvieron que pagar una indemnización al antiguo terrateniente. Este hecho, más la falta de conocimientos de los campesinos en lo que respecta al manejo autónomo de una empresa agrícola, provocó el endeudamiento impagable de sus fincas. En 1846/47, la situación de los campesinos empeoró aún más debido a malas cosechas y hambrunas.

La libertad industrial en las ciudades permitió, por un lado, el surgimiento de empresas privadas con mucho capital, mientras que, por otro lado, implicó graves peligros para la artesanía y las pequeñas empresas con sus estructuras tradicionales. Al igual que los campesinos, no tenían acceso a los créditos bancarios y dependían exclusivamente de los prestamistas privados (usureros). Como consecuencia, se endeudaron cada vez más hasta perder su existencia económica.

Nuevamente su libertad personal estaba amenazada. Para aliviar la gran miseria que reinaba en el campo, en 1849 Friedrich Wilhelm Raiffeisen creó, en Weyerbusch / Westerwald la primera asociación de apoyo para la población rural necesitada. Esta asociación, basada en el principio de la beneficencia, todavía no era una cooperativa, pero serviría de modelo para la futura actividad cooperativista de Raiffeisen. La primera cooperativa en la cual la idea de la autoayuda estaba claramente arraigada, fue creada por Friedrich Wilhelm Raiffeisen en 1864 en Heddesdorf cerca de Neuwied. Se llamaba “Heddesdorfer Wohltätigkeitsvereins” (Asociación de Cajas de Préstamos de Heddesdorf). Al mismo tiempo, aunque independientemente de Raiffeisen, Hermann Schulze, se había dado cuenta que en esta situación las limosnas no eran suficientes para ayudar a los artesanos en la miseria. Al contrario, se debían crear las condiciones necesarias para que la autoayuda se diera en el dominio económico de los afectados.

La única manera de lograrlo era la reunión de unas pocas fuerzas económicas de la comunidad. Con base en los principios de la autoayuda, autoadministración y autorresponsabilidad, Hermann Schulze-Delitzsch creó sus primeras “asociaciones de materias primas” para carpinteros y zapateros, y en 1850, la primera “asociación de anticipo”, precursora de los Bancos Populares de nuestros días.

Tuvo la visión de que, en vez de depender de donaciones y subsidios, los más necesitados se valieran de su propio esfuerzo -autoayuda y ayuda mutua- para promover mejores condiciones de vida, y que el crédito era una herramienta fundamental para el progreso de las familias y empresas.

El “modelo Raiffeisen” de cooperación se caracteriza por una visión ética de transparencia y responsabilidad social, unida a una visión empresarial dinámica de apertura al mercado y competencia en el sector bancario. Hoy el modelo Raiffeisen es en Alemania un sistema unido de 3,000 Volksbanks y Raiffeisenbanks, con 20,000 sucursales, representando un 22% del mercado bancario. También en Holanda (con un 25% del mercado), Francia, Bélgica y Austria, la banca cooperativa de este modelo ha desarrollado una red de singular importancia, basada preferentemente en el pequeño ahorro y en la atención a productores y consumidores.

En las décadas siguientes, la idea del cooperativismo se iba propangado por toda Alemania. Siguiendo cada uno su propio camino, las cooperativas rurales de Raiffeisen y las cooperativas industriales de Schulze-Delitzsch ampliaron sus organizaciones cooperativas y atrajeron un número cada vez mayor de socios. Tanto a nivel rural como en el sector industrial, las cooperativas se organizaron en federaciones cuya tarea consistía en acompañar y asesorar a las cooperativas.

Un hecho importante para el desarrollo del cooperativismo fue, en 1889, la promulgación de la Ley de Cooperativas en la cual se establecía también la auditoría obligatoria de las cooperativas. Las federaciones cooperativas ya habían, sin embargo, creado la auditoría voluntaria, así como la formación y capacitación sistemática. En 1934, el derecho a realizar auditorías fue transferido exclusivamente a las federaciones de cooperativas. Después de la Segunda Guerra Mundial, los

sistemas cooperativos se desarrollaron en las dos partes de Alemania que se habían establecido, de acuerdo con el sistema político o el orden económico vigente. En la República Federal de Alemania se reorganizaron las estructuras cooperativas originales en forma de cooperativas locales independientes y sus federaciones.

Latinoamérica

Cajas Populares

Las Cajas Populares nacen para ofrecer servicios a sectores sociales de escasos recursos, quien buscaba un préstamo o ahorrar su dinero, no tenía la posibilidad de acceder a una red bancaria, en el interior de México, con el deseo de recurrir a dichas entidades. Con los años surgieron conceptos de Cajas Populares o Cajas de Ahorro que surgirían en diferentes estados de la nación cuyo funcionamiento semejaban a las cooperativas financieras de Europa, Estados Unidos y Canadá.

En 1949, el sacerdote Pedro Velázquez Hernández retomó la idea de promoción de las Cajas Populares con el propósito de autoayuda a la clase baja, enviando varios sacerdotes a Canadá a los efectos de estudiar el funcionamiento de las Caisses Populaires, así también las uniones de crédito en Estados Unidos.

En 1876 épocas del Porfiriato, se realizaron múltiples intentos en fundar cooperativas de ahorro y crédito, pero los avatares financieros hicieron naufragar los desarrollos. Velázquez Hernández materializó su idea en la Ciudad de México, con la primera Caja Popular.

En Las Américas

Ahorro y Crédito

Alfonso Desjardins periodista de profesión nace en el año de 1854 y falleció en el año de 1920, quien en su tiempo de vida tuvo la oportunidad de ir a estudiar el crédito cooperativo a Europa y al regresar cree que las cooperativas de crédito son la alternativa para evitar la usuraría que impera en las Américas, por tal razón en 1900 fundó la primera cooperativa de ahorro y crédito norteamericana en Livis Québec y en 1906 logra que la legislación de Québec promulgue la primera ley de cooperativas de ahorro y crédito.

Luego en 1909, Alfonso Desjardins, logra fundar otra cooperativa de ahorro y crédito en Massachussets de los Estados Unidos lo que sirvió de ejemplo para fundar cooperativas de ahorro y crédito en el resto de países del Continente Americano.

En Costa Rica

Cooperativa Ahorro y Crédito

En 1907 se crea La Sociedad Obrera Cooperativa, para satisfacer la necesidad organizativa de los trabajadores artesanos de la época para defender las cualidades y habilidades de su trabajo, así como en defensa de los intereses de los consumidores, frente a los abusos de comerciantes e intermediarios que imponían precios y calidades, como expresamente lo manifestaban.

Otra de las primeras organizaciones cooperativas, es la creada en 1917, que fue la Sociedad Cooperativa de Consumos, Ahorro y Socorros Mutuos, conformada por obreros del Taller de Obras Públicas, en ese mismo año, se hacían intentos por constituir la Sociedad Cooperativa de Ahorro y de Protección Mutua, integrada por empleados municipales y la Sociedad Cooperativa de Consumo y Apoyo Mutuo, la cual fue motivada por los resultados del I Congreso Obrero Centroamericano.

1939 para los efectos legales de las cooperativas éstas se regían por las disposiciones contenidas en la Ley de Sociedades Comerciales y luego por la Ley de Asociaciones. No fue sino hasta 1943 cuando se crea el Código de Trabajo, cuando el cooperativismo cuenta con un dispositivo legal que regulara de modo directo a las organizaciones cooperativas. El Centro para el estudio de los Problemas Nacionales fue el impulsor del cooperativismo, así como del establecimiento de una ley de cooperativas y en 1942 elabora un proyecto que se presentó a la Comisión que elaboraba el Código de Trabajo. De este modo, el capítulo III del Código de Trabajo (Artículos 293 al 363), se constituye en la primera ley general sobre el cooperativismo (Núñez, 2001).

Como una acción complementaria se incluye en la Carta Magna de 1871 el artículo 5833, en donde asigna al Estado la promoción y creación de cooperativas como una forma de mejorar la condición de vida de los trabajadores. En 1947 con la Ley de Fomento de Cooperativas Agrícolas e Industriales, se crean mecanismos para que el Banco Nacional de Costa Rica fuera la institución técnica para dirigir, supervisar y financiar el cooperativismo, así como para promover la enseñanza y la divulgación del cooperativismo. Cabe anotar que el modelo de funcionamiento que el Banco adoptaba era de la Cooperativa Agrícola e Industrial Victoria por su buen funcionamiento. La acción del Banco Nacional de Costa Rica, tuvo frutos creando cooperativas de diverso tipo e involucrando un creciente número de asociados (Aguilar, 1990).

En agosto de 1968, se crea expresamente la Ley de Asociaciones Cooperativas, lo cual marca de modo definitivo la separación de la normativa de las cooperativas del Código de Trabajo, para tener un estatuto jurídico propio y peculiar La Ley de Asociaciones Cooperativas, desde su creación en 1968, tuvo sucesivos cambios producto de iniciativas sectoriales, circunstanciales Así, cinco años después de haberse promulgado la Ley de Asociaciones Cooperativas, se promulga otra Ley que la modifica de modo sustantivo al crearse dos entidades que han jugado un rol importante en el movimiento cooperativo: el Instituto Nacional de Fomento Cooperativo (INFOCOOP) y el Consejo Nacional de Cooperativas (CONACOOP). Posteriormente, en 1982, se integra a la legislación de estas organizaciones el capítulo correspondiente a las cooperativas de autogestión y los organismos auxiliares.

Según artículo 21

Ley de Asociaciones Cooperativas

 

La razón de ser de estas cooperativas es “fomentar en sus asociados el hábito del ahorro y el uso discreto del crédito personal solidario”. Pueden ser de dos clases:

*Ahorro y crédito: Tienen por finalidad solventar necesidades urgentes en los hogares de los asociados y facilitar la solución de sus problemas de orden económico.

*Ahorro y crédito refaccionario: Tienen por objeto procurar a sus asociados préstamos y servicios de garantía para ayudarlos al mejor desarrollo de sus actividades en explotaciones agrícolas, ganaderas o industriales

Son aquellas en las que la propiedad, la gestión y los excedentes son compartidos entre cualquiera de los siguientes grupos:

• Los trabajadores y los productores de materia prima.

• El Estado y los trabajadores.

• Los trabajadores, los productores de materia prima y el Estado.

Respecto a las cooperativas de autogestión la Ley de Asociaciones Cooperativas menciona en su capítulo XII una serie de disposiciones legales que deben tener en consideración.

Línea de Tiempo

Cooperativa de Ahorro y Crédito

  • 1849 – Friedrich Raiffeisen, pionero en las cooperativas de ahorro y crédito rurales, comenzó su primera Sociedad de Crédito en el sur de Alemania.
  • 1864 – Friedrich Raiffeisen establece su primera institución cooperativa de préstamos rural, Asociación de Cajas de Préstamos de Heddesdorf.
  • 1876 – Al interior de Latinoamérica, se estableció el Círculo Obrero de México, las cooperativas pioneras nacieron en México y en Argentina.
  • 1900 – Alphonse Desjardins, importa la idea de instituciones financieras cooperativas. La organización fue la precursora de las cooperativas de ahorro y crédito actuales de Norteamérica.
  • 1907 – En Costa Rica, Obreros del Taller de Obras Públicas fundan la Sociedad Cooperativa de Consumos, Ahorro y Socorros Mutuos.
  • 1943- Se crea el Código de Trabajo, cuando el cooperativismo cuenta con un dispositivo legal que regulara de modo directo a las organizaciones cooperativas.
  • 1968, se crea expresamente la Ley de Asociaciones Cooperativas.
  • 1973 – Mediante la ley No. 5185, (que reforma a la No. 4179) se crea el Instituto Nacional de Fomento Cooperativo (INFOCOOP). y mediante una Asamblea el directorio del CONACOOP.
  • 1982 – Cooperativas de autogestión y los organismos auxiliares.

Himno del Cooperativismo

Se agiganta el cooperativismo con su real y fructífera acción

que trasciende cual fuente creadora de servicio, trabajo y unión.

 

En ambiente vital, solidario que involucra el sentido del bien

donde arde la llama del triunfo del más noble y sublime que hacer.

 

Las campanas sonoras del viento su mensaje doquier llevan ya la

función del cooperativismo se engrandece a nivel nacional.

 

Ya se palpa por toda la Patria esta empresa eficiente y capaz

donde el buen asociado es ejemplo de virtud y justicia social.

 

Se agigantan las cooperativas con su real y fructífera acción

que trasciende cual fuente creadora de servicio, trabajo y unión.

 

Música: José Joaquín Prado

Letra: Humberto Gamboa A

Día Internacional de las Cooperativas de Ahorro y Crédito.

El tercer jueves de octubre se celebra cada año el Día Internacional de las Cooperativas de Ahorro y Crédito desde 1948 y su celebración radica en recordar la historia de las cooperativas de ahorro y crédito y generar conciencia de la diferencia que consiste en que los asociados de las cooperativas de ahorro y crédito son sus dueños. Establecido por la Federación de Cooperativas de Estados Unidos (CUNA, por sus siglas en inglés).

 

Según el Consejo Mundial de Cooperativas de Ahorro y Crédito (WOCCU por sus siglas en inglés), que es la asociación gremial y agencia de desarrollo para el sistema internacional de cooperativas de ahorro y crédito, “el Día Internacional de las Cooperativas de Ahorro y Crédito fue establecido para reconocer la fuerte base de las cooperativas de ahorro y crédito en sus comunidades, tanto a escala local como global”.

 

El objetivo primordial de este día es crear conciencia sobre la gran labor que las cooperativas de ahorro y crédito están llevando a cabo en todo el mundo y brindar a los asociados la oportunidad de involucrarse más.

 

En el informe estadístico anual del Consejo Mundial de Cooperativas de Ahorro y Crédito En el mundo, hay cerca de 89 mil cooperativas de ahorro y crédito en 117 país alrededor de 06 continentes y aproximadamente 260,164,742 de asociados que impactan de manera positiva en beneficio de las comunidades y de la población.