Comunicado

Comunicado

San José, 11 de abril, 2020

Nuestros antepasados nos heredaron un país y una República democrática que no debemos perder en medio de los vientos de la incertidumbre, el miedo y la desazón. 

Desde nuestra fundación como país independiente los agricultores nos enseñaron el amor por cultivar la tierra; los maestros, las primeras letras de la vida democrática; nuestros padres, la tenacidad y dureza de carácter frente a la adversidad; nuestro héroe nacional Juan Santamaría, que se puede vencer en la oscuridad de la batalla.

En décadas recientes, los grandes reformadores sociales y políticos nos enseñaron que Costa Rica es una sociedad solidaria e inclusiva, amante de la paz y la libertad.

Hoy nosotros enarbolamos la tea de nuestros antepasados para defender el Estado social de derecho, las instituciones que garantizan nuestra salud, nuestra seguridad nacional y nuestra paz social.

Sabemos que la actual emergencia nacional nos desborda y nos asusta. Pero también sabemos que unidos podemos salir de esta prueba. El desarrollo de la Costa Rica que conocemos hoy no puede explicarse sin el modelo asociativo del cooperativismo, la conservación de la pequeña y mediana propiedad y el desarrollo de modernos servicios de carácter asociativo, como uno de los principales generadores de empleo y riqueza.

Las Cooperativas de Ahorro y Crédito, por muchos años, hemos promovido la inclusión y educación financiera. Herramientas que hoy nos fortalecen y nos ayudarán a contribuir a la reconstrucción nacional cuando pase la tempestad.

Creemos que el Estado Costarricense está al servicio de la población y de los más vulnerables. No es momento de oportunismos. La emergencia actual tiene etapas y debemos actuar con madurez e inteligencia para superar con éxito cada una de ellas. No es momento para desmantelar el Estado, para vender activos o empresas, o para imponer impuestos sobre los asalariados que sostienen la débil economía, tanto en el sector privado como en el sector público. Durante los próximos 24 meses los asalariados que logren conservar sus trabajos contribuirán a la reactivación económica, mientras que los otros sectores deprimidos de la economía apenas iniciarán su reactivación.

Sabemos que en el futuro tendremos que volver a ajustar las finanzas públicas. Pero en el momento actual defendemos el rol del Estado Costarricense en la gestión de la emergencia nacional y la reconstrucción posterior a la crisis.

Compartir esta entrada